martes, 16 de diciembre de 2014

Videojuegos, tecnología y educación.


¡Hola de nuevo!

Esta semana estamos hiperactivos y queremos seguir compartiendo con vosotros algunas cuestiones. 

        En la entrada anterior, os decíamos que el videojuego educativo pretende mejorar las capacidades prosódicas o entonativas de personas con dificultades al hablar. Algunos pensaréis: "¿por qué es tan importante la entonación si podemos entender lo que se nos dice?" Pues bien, se ha demostrado que la adquisición de los patrones prosódicos adecuados en relación con los distintos sistemas de conocimiento gramatical, sociolingüístico, discursivo y estratégico es un fundamental para que se desarrollen las habilidades intra e interpersonales. Por lo tanto, desde este punto de vista, la prosodia se convierte en una de las aliadas más importantes de la integración, al lograr una adecuada comunicación y regulación de los hechos sociales y emocionales. Con una entonación consecuente se evitan los choques comunicativos, los cuales pueden provocar enfrentamientos innecesarios y dar lugar a inseguridades y una baja autoestima. 

       También decíamos que la inclusión de las pruebas de voz en una aventura gráfica era experimental y, por tanto, no sabemos con certeza si obtendremos los mejores resultados. Sin embargo, lo que sí sabemos es que, con el uso de un videojuego como aproximación educativa, conseguimos que la adquisición de contenidos sea lo más amena posible para los potenciales usuarios de la llamada generación de nativos digitales. Uno de nuestros colaboradores, Ferrán, ha reflexionado mucho sobre la relación entre videojuegos, tecnología y educación. Si queréis saber más, sólo tenéis que acceder a su web

¡Que tengáis un feliz martes!