sábado, 7 de febrero de 2015

La dificultad de expresar emociones


¡Hola a todos!

Esta vez nos hemos dado un poco más de prisa en volver a publicar porque hemos encontrado una página dedicada a las nuevas tecnologías con enlaces interesantes sobre discapacidad y comunicación. 

En la publicación anterior, presentábamos de manera algo más concreta los objetivos de aprendizaje que nos propusimos inicialmente. Un de ellos es la mejora de la expresión de emociones. En el ámbito de la comunicación y la discapacidad, ésta es la intervención más complicada, ya que implica la extracción de patrones prototípicos que no están del todo claros y, además, el desarrollo cognitivo suficiente por parte de los usuarios como para identificar y gestionar las propias emociones; una dificultad realmente extendida en la discapacidad intelectual. Por ello, por ahora, hemos incluido en el Nivel 2 del videojuego la identificación y comprensión de distintas emociones pero estamos dejando la producción para el último nivel, esperando encontrar vías de implementación claras. 

Para que vayáis viendo algunos ejemplos de nuevas tecnologías aplicadas a la mejora comunicativa en la discapacidad, os dejo este enlace sobre Autismo y tecnologías. En general, el tratamiento de  las emociones se establece mediante recursos visuales, lo que evidencia la complejidad de la expresión oral de emociones. 

Como veréis, muchos de los proyectos abordan de manera directa el tema de la comunicación en la discapacidad pero no se atreven tanto con la vertiente oral sino más con aspectos visuales y textuales. Otros, no obstante, incluyen herramientas audiovisuales en la misma línea que nosotros, aunque se establecen como batería de refuerzos específicos o actividades y no como una aventura gráfica. Finalmente, muy alejados de lo que pretendemos hacer nosotros, están los proyectos de creación de androides y robots. Estos pequeños milagros de la ciencia constituyen un soporte casi humano con el que la persona discapacitada puede establecer fuertes vínculos. Estos vínculos, de alguna manera virtuales, pueden verse como un factor negativo desde las perspectivas más tradicionalistas pero lo importante es que obtengan resultados positivos en la vida real de dichas personas y, según los artículos relacionados, han tenido mucho éxito. Una idea para el futuro sería implementar estos androides con voces lo más humanas posibles y patrones entonativos más naturales, acercándonos todavía más a la realidad oral.