lunes, 29 de septiembre de 2014

Una investigación sin precedentes (conocidos)

¡Buenas tardes lectores!

Hoy ha sido un día de búsqueda de referencias y actualizaciones varias. Casi tenemos la web lista y, mientras la ponemos a punto, hemos estado consultando las publicaciones de la Revista Española de Información e Investigación sobre el síndrome de Down.

Una de nuestras preocupaciones principales es ver cómo los videojuegos pueden ayudar a mejorar las capacidades comunicativas de personas con Síndrome de Down. Nuestras búsquedas no responden a esta pregunta, ya que no encontramos estudios concretos sobre mejora de la prosodia y realidad virtual, pero no perdemos la esperanza.

Hemos encontrado algunos estudios que se centran en la mejora de las capacidades motoras. Según Wuang et al. (2011), las personas con Síndrome de Down manifiestan problemas cuando se les dan instrucciones verbales para que realicen una cadena de movimientos, por eso, proponen mejorar las funciones sensoriomotoras (limitaciones de movimiento, musculatura, estabilidad, etc.) mediante juegos de Realidad Virtual para facilitar su integración en el día a día. Sin embargo, desde la perspectiva lingüística, los problemas que manifiestan estas personas ante las órdenes verbales, sean para realizar movimientos u otras tareas cognitivas, deben partir de la mejora del lenguaje y la interacción verbal. Es decir, esa mejora de las funciones sensoriomotoras debe combinarse con el refuerzo de su percepción audio-visual, su capacidad comprehensiva y, en definitiva, su actuación comunicativa. Así facilitamos que entiendan órdenes verbales en diferentes contextos y las relacionen con sus consecuentes actuaciones.

Sabemos que no es lo mismo hacer una pregunta que dar una orden o pedir algo de manera educada. Cada una de estas funciones comunicativas manifiesta patrones entonativos diferentes que debemos conocer para actuar en un contexto discursivo determinado. Las personas con Síndrome de Down, además de las dificultades fonéticas que manifiestan, no suelen diferenciar perceptivamente estos patrones entonativos, lo que hace que su interacción social y laboral se vea perjudicada. Nuestra intención es que interioricen de manera natural estos patrones entendiendo cuál es su uso al relacionarlos con diferentes contextos discursivos. Aunque no hayamos encontrado estudios concretos sobre este tema, estamos de acuerdo con Wuang et al. (2011) en que la realidad virtual que puede ofrecerles un videojuego es potencialmente eficaz en cualquier tipo de mejora siempre que estén bien dirigidas.

Ahora, os preguntamos a vosotros:

¿Creéis que una aventura gráfica que se dinamice mediante pruebas de voz podrá animar a personas con Síndrome de Down a mejorar sus facultades comunicativas? 

¿Qué tipo de historia creéis que les podría gustar? 

¿Alguna idea sobre actividades que les motiven?

Por último ¿algún experto sabría decirnos si hay investigaciones concluyentes sobre la mejora comunicativa a partir de un entrenamiento prosódico en el marco de los videojuegos?

Gracias a todos por vuestra atención.