viernes, 10 de octubre de 2014

Música, emociones y estimulación del lenguaje

¡Hola a todos!

Hoy tenemos entre manos un tema divertido que queremos compartir con vosotros: la música como herramienta para estimular el lenguaje y la importancia de las emociones. 

Todos hemos sido niños y recordamos cuánto cantábamos de pequeños. Yo siempre pensé que las canciones infantiles eran una manera de entretenerse cuando íbamos de viaje en coche o cuando estábamos con nuestros amigos en el patio pero resulta que tienen una función mucho más importante; estimular a los niños a hablar y pronunciar mejor las palabras. La verdad es que es una cosa que nunca me había planteado y ahora mismo le veo una lógica aplastante. No sólo encuentro que las canciones son un buen vehículo para el tratamiento del habla sino que también creo que son estupendas para el tratamiento de las emociones. 

Una de las mayores dificultades con la que se encuentran las personas con discapacidad intelectual es la expresión de emociones y no es un tema sencillo de tratar. Obviamente, la expresión de diferentes emociones se asocia con patrones entonativos determinados. Este es uno de los objetivos que nos proponemos trabajar para mejorar sus capacidades comunicativas. Los patrones entonativos se adquieren de manera natural cuando el desarrollo cognitivo del niño es ordinario pero, si el niño presenta algún trastorno cognitivo relacionado con el lenguaje, es muy difícil que asocien la emoción con un patrón abstracto que no conocen. Aunque las canciones no respetan los patrones entonativos de las oraciones que contienen (por eso son canciones), la música puede representar muy bien diferentes emociones y, junto con la letra y las imágenes de un videoclip, podemos ayudar a interiorizar y contextualizar diferentes emociones . Una vez comprendida la emoción, es mucho más fácil aprehender, mediante un refuerzo guiado, los patrones con los que se asocia cada emoción.

A continuación, os dejo dos vídeos que me han llamado la atención. El primero es una canción que introduce la silabificación de las palabras como rasgo distintivo y, por tanto, es una buena herramienta para que los niños o personas con dificultades de articulación y producción mejoren su competencia. El segundo no es tan musical pero recoge fragmentos de dibujos animados que tratan las emociones según las situaciones (con efectos audiovisuales muy prácticos) y que nos plantea un nuevo objetivo cuando vemos una película: conocer y distinguir las emociones de los personajes según la situación y teniendo en cuenta su representación gestual.



Por último, os dejo el trailer de una película que se estrenará en junio de 2015 y que estoy deseando ver. Seguro que os va a emocionar ;) ¡No os la perdáis! Inside Out